Páginas

martes, 21 de febrero de 2017

La habitación de las ahogadas III


Que todo el dolor de mis antepasados sirva para reordenar mi carne, que toda la furia apagada de las muertas guíe la hoja que debe seccionarme y transformarme en acto.
Que no terminen nunca las Lupercales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada