Páginas

martes, 4 de agosto de 2015

Tras los pasos de Juana de Arco (Sincronías III)



Levítico y deformidad.

21:16 Y Jehová habló a Moisés, diciendo: 
21:17 Habla a Aarón y dile: ninguno de tus descendientes por sus generaciones, que tenga algún defecto, se acercará para ofrecer el pan de su Dios. 
21:18 Porque ningún varón en el cual haya defecto se acercará; varón ciego, o cojo, o mutilado, o sobrado, 
21:19 o varón que tenga quebradura de pie o rotura de mano, 
21:20 o jorobado, o enano, o que tenga nube en el ojo, o que tenga sarna, o empeine, o testículo magullado. 
21:21 Ningún varón de la descendencia del sacerdote Aarón, en el cual haya defecto, se acercará para ofrecer las ofrendas encendidas para Jehová. Hay defecto en él; no se acercará a ofrecer el pan de su Dios. 
21:22 Del pan de su Dios, de lo muy santo y de las cosas santificadas, podrá comer. 
21:23 Pero no se acercará tras el velo, ni se acercará al altar, por cuanto hay defecto en él; para que no profane mi santuario, porque yo Jehová soy el que los santifico. 
21:24 Y Moisés habló esto a Aarón, y a sus hijos, y a todos los hijos de Israel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario