Páginas

martes, 27 de enero de 2015

La lira de Brecht.


Adaptar a Brecht siempre supone un pequeño o gran acto sacrílego,
regresemos, volvamos la vista atrás y operemos sobre el sacrilegio como dinámica rectora,
hagámoslo fetiche, exvoto y misterio de nuestra celebración,

Una dramaturgia que recupere su origen órfico,
un ritual -resultante de la misma- que trate de llevar el misterio al salón de estar.
Intérpretes con máscaras de Deimos y Fobos 
con rasgos venenosos, algo de carmín, y mucho cuero.

Venid,
venid,
soy vosotros,
soy vosotras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario