Páginas

lunes, 27 de octubre de 2014

Apenas un manifiesto.


Ascetismo solipsista o militancia y activismo frontal, una de las dos hay que elegir.
Como trabajadorxs culturales tenemos la obligación de intervenir sobre la realidad a modo de acelerante e incendiarla, hasta ahora hemos fracasado de forma rotunda.
Busquemos trocar el aplauso por furia, la contemplación diletante por duda ácida, desechemos la seguridad del argumento y sustituyámosla por la cuchillada directa al corazón.

Demos ejemplo inmolándonos sobre un escenario, exponiéndonos en público, escribiendo para no desdecirnos, señalando.

Hagamos que arda.

1 comentario:

  1. Gracias Álex, los que intentamos manifestarnos reponemos fuerzas con tus palabras.

    ResponderEliminar