Páginas

lunes, 17 de febrero de 2014

Rumor de tormenta VII



Siempre que hablo de David González lo hago en los mismos términos.
Lo siento, no se me ocurren otros.
David es un poeta de culto.
David es un poeta imprescindible.
David es uno de los más grandes poetas vivos que escriben en castellano.
David ama y respeta la poesía con lealtad y furia de lobo.
David también es poema, uno de los suyos.
David es un salvaje.
Mira a los ojos.
Dice la verdad.
No miente.
Te ofrece el alma
y las tripas.
Como escritor y como persona.
Conozco a bastantes poetas que le deben casi todo.
David resiste. No espera nada.
La vida no le ha tratado bien (él no se ha quedado corto devolviéndole algunos zarpazos).
David es la prueba viviente de que mainstream y basura son sinónimos.
David González (San Andrés de los Tacones, 1964)
leyó mis poemas por mediación de José Ángel Barrueco y,
para mi sorpresa, le despertaron algo, le hicieron reaccionar.
Y no es un tipo de grises ni de medias tintas.
Qué diablos, no es de tintas, es de sangres.
Me escribió y se ofreció
se ofreció
generosamente,
a escribir un epílogo para mi libro.
¿Os dais cuenta?
El jodido David González
quería escribir algo para mí.

David no miente, le habéis leído (y si no lo habéis hecho, tenéis que solucionarlo).
David es generoso pero no regala.
Su epílogo, es una credencial, lo voy a lucir así, como una medalla al valor.
Estoy deseando que lo lean.

Además vamos a publicar libro en la misma editorial.
Editorial Origami. (El lenguaje de los puños es el suyo)
Estoy en el mismo catálogo que David González.
Quizás, maldita sea,
no lo estoy haciendo,
del todo
mal.


Eternamente en deuda. Gracias David.
Tus enemigos son los míos.



Bibliografía básica de los últimos años:

No hay tiempo para libros (2013), Ed. Origami.
El día que Peter Pan empezó a envejecer, La Fragua de metáforas (2011)
El debut del chico tatuado (Relatos completos), Azotes caligráficos y PUV (2010)
El amor ya no es contemporáneo & El amor sigue sin ser contemporáneo, Baile del Sol (2010)
Loser, Bartleby ed. (2009)
EL demonio te coma las orejas, Glayiu (2009)
ALgo que declarar. Poesía de no ficción, Bartleby (2007)



2 comentarios:

  1. Muchas gracias por este texto, Álex, amigo. Pero sobre todo por los poemas de tu poemario. Y quizás sea yo quien no lo esté haciendo del todo mal al estar en el mismo catálogo que tú. Abrazos fuertes y solidarios, agradecidos, enormes.

    ResponderEliminar
  2. Insisto, tu amistad y ese prólogo, dos condecoraciones.
    Gracias infinitas David.

    ResponderEliminar