Páginas

martes, 22 de octubre de 2013

Sobre Maite Dono - Poemad*


“Y el sueño era sueño pero dolía
Aún ahora duele
Tomaré otra píldora
Y otra
Y otra
Y otra
Las preciso para no sentir nada
Para ser una baldosa
Para que mis ojos no dejen de manar
La sangre que ya no tengo
Porque nunca jamás podré parir un hijo
Y si así lo hiciera sería una deformidad
Y habitaríamos un carromato
Y la gente nos tiraría monedas a través de los barrotes
Y escupitajos
Y yo tendría que acabar pegándole un tiro entre los ojos
Y otro a mí
En la boca
En el culo”

Maite Dono, Circus Girl, El Gaviero ediciones.


Tengan claro lo siguiente: hablar de perfo-poesía, poesía performativa, play-poesía, teatralización poética, teatro-poético -escojan la denominación que más les guste- implica reconocer que Maite Dono ha ido un paso más lejos de lo que ustedes creen haber visto, sentido o imaginado en este terreno. Entrego las armas al principio de este artículo y me reconozco incapaz de contarles con exactitud la experiencia Dono. Dejo vagar la mente buscando en la improvisación una clave, veamos que sucede: Aparece Anne Sexton junto a Maite, poesía confesional (etiqueta tan acertada y estúpida como cualquiera), desnudemos a Anne, hagamos que dance, hagamos que sangre, hagamos que llore. Vayamos más lejos: Angélica Lidell (el animal poético-escénico emparentado con mayor cercanía a M.D) escenificación de una poesía que rompe las estructuras que todos tenemos en la cabeza. Reinas con penes en lugar de cetros, hombres de hermosos pechos, vindicación de la tormenta como espectáculo, corrupción de la nana, madres terribles, sexo poliédrico que-no-van-a-po-der-a-si-mi-lar, Maite Dono acude desnuda a la cita, con la piel abrasada, y les pedirá que ustedes queden en el mismo estado tras su intervención, no será fácil escucharla, contemplarla, pero les aseguro que no podrán olvidarlo. Venus celta transmitada en cyborg queer, les golpeará, les hará gemir de dolor o de gozo, y lo hará con la sonrisa de una niña desamparada de blancos cabellos. No se fien si les canta, es la melodía de la sirena, caerán rendidos a sus pies y serán devorados. Maite hace brotar flores sobre la carne y el precio es alto, las raíces de esas flores se hunden hasta las vísceras, se alimentan de la materia oscura que guardamos en secreto, fuera de la memoria, en el inconsciente.

Si quieren pétalos, afronten las consecuencias.

Maite Dono, es, por encima de todo, pulsión y resistencia, o pulsión como resistencia.

Entren en su jardín, abandonen toda esperanza, aprendan a resistir.


Sufran y mueran de placer.

Á.


*artículo aparecido originariamente en Poemad, especial perfopoesía.



domingo, 20 de octubre de 2013

Pulsiones XX



"Crushed and filled with all I found
Underneath and inside
Just to come around
More, give me more, give me more


If I had a voice, I would sing"

miércoles, 9 de octubre de 2013

Morendo


Si vuelvo la vista y desoigo la lección de Orfeo
regresaré contigo al infierno sin dudarlo,
perseguiré tu sombra,
morderé el polvo y me tragaré las cenizas.
Hasta dejarme la piel-
Hasta olvidar por qué quise descender en espirales-
hasta que el submundo sea un anexo a mi propia oscuridad.

Dicen que mueren en paz quienes han amado mucho.
La partitura del tiempo dice:

que yo exhalé mi último suspiro en las laderas del Monte Latmos
desencadenando -con mi muerte-
una guerra de adioses entre nosotras,
vestidas para la ocasión de hiedra y vino.

Morir en guerra,
reducirse a temblores por amor,
elevar el sacrilegio hasta convertirlo en pura oración,
hacer que sangren los relojes de arena.

Llevamos desencadenado tormentas era tras era,
desastres artificiales y glorias naturales.

Escucha.
Dan las doce en el reloj de la torre de Londres.
Dan las doce mi amor.
Recoge mi cabeza y bésame en los labios,
solamente,
escúchame bien,
solamente,
cuando haya sido separada de mi cuerpo,
cuando la sangre dibuje raíces en el aire,
entonces bésame despacio,
y trénzame una corona de escarabajos azules, brillantes, casi negros, casi verdes.

La despedida número trece
acontece en Berlín,
antes de que el dragón despierte,
antes del llanto soterrado de los violines.

No puede dejar de mirarme el liguero Fräulein,
no puede sacarse ese piano de la cabeza,
Fräulein,
no puede esconderse entre la niebla.
El corredor de espinos nos espera,
mi dulce Fräulein.
Por él caminaremos juntas
con las manos entrelazadas,
iremos, una vez más,
a buscar la eternidad entre la nieve.

Vuelvo la vista atrás,
rompo la lira,
transformo mi voz en un aullido,
ramas en los brazos,
ramas en las piernas,
abismos en los ojos.

Enfrentándome
cuerno a cuerno contra el tiempo,
extendiendo la tiranía de mi verbo,
-desde el Ganges hasta el Danubio-
araño mi porción de eternidad con estos versos,
justifico la caída de los ángeles,
me abro de piernas ante el fuego,
y me introduzco para siempre
-como la semilla negra que soy-
en vuestras mentes.

Y ahí me quedo,
silenciosa,
soñando el sueño de la primavera,
tejiendo la urdimbre de vuestra demencia,
esperando en la oscuridad.

Esperando.
Esperando.
Esperando.

Á.

domingo, 6 de octubre de 2013

El descrédito. Book trailer.




El compañero Velpister ha montado este evocador Book trailer de nuestro libro.
Miren nuestras fotos, 
escuchen ese piano,
lean las citas
y pregúntense  si tenemos aspecto de engañarles.



Quienes escribimos en él nos hemos dejado muchos latidos en sus páginas.
Vicente Muñoz Álvarez y Julio César Álvarez, antólogos y guías del proyecto,
se han dejado el alma.
La editorial Lupercalia ha demostrado
que defiende la literatura por encima de cualquier otro interés.

Cuestión de valor, cuestión de fe, cuestión de amor por lo que hacemos.

Les aseguro, de todo corazón, que hemos hecho un gran libro.

Por favor, no dejen que la marea se lo lleve, merece la pena.


jueves, 3 de octubre de 2013

Espejos XXIII


"En esta casa se me exigía comportarme como un chico. Así fue como, contra mi voluntad, empecé a hacer teatro. Fue a partir de entonces cuando empecé a comprender vagamente el mecanismo de este hecho: lo que los demás consideraban una pose por mi parte era en realidad la expresión de mi ansia de volver a mi naturaleza y a la inversa: lo que la gente consideraba mi naturaleza era una actuación por mi parte."


                                                                                                           Yukio Mishima