Páginas

domingo, 28 de abril de 2013

Osa mayor



Usando los puñales que tengo
perfectamente dispuestos
a lo largo de mi espalda.

-si la sangre deja de fluir a borbotones
e imaginamos que mi piel es un planisferio-

voy a proponerte un juego
basado en tu conocimiento sobre las estrellas.

Es fácil.

Fíjate bien:

han sido clavados
con tanto cuidado


precisión

y sentido del humor

que si me tumbo de lado

y trazas líneas
de empuñadura
a empuñadura


con tus dedos manchados de rojo


-y lo haces sin equivocarte-

al terminar

habrás dibujado
perfecta


la osa mayor.


Á.

1 comentario:

  1. Nexo en común, pues, con Piasecki... Desde abajo, observamos.

    ResponderEliminar