Páginas

martes, 24 de julio de 2012

La sabiduría de las brujas XXIX


"¿No hay suficiente sangre en vuestro código penal, que se debe verter más para que llegue al cielo y testimonie contra vosotros? ¿Cómo aplicaréis esta ley? ¿Encerraréis a un país entero en vuestras prisiones? ¿Levantaréis una horca en cada campo y colgaréis hombres como espantapájaros? ¿O simplemente llevaréis a cabo un exterminio? ¿Son estos los remedios para una población hambrienta y desesperada?"

George Nöel Gordon, VI Lord Byron.

Extracto de su primer y único discurso en la cámara de los comunes,
justo el fragmento que dedicó a mostrar su apoyo y defensa de la rebelión Luddita.
Ese mismo día,
el de su investidura como miembro permanente del Parlamento de Su Majestad,
renunció al cargo allí mismo,
tachó a la monarquía y a la cámara de instituciones rancias,
instó a ambas a desaparecer
y, poco después, se marchó de Inglaterra.

A sus pies, Mylord.

lunes, 9 de julio de 2012

Silencio


Permanezco en silencio, entre la maleza, porque solamente el verde sagrado sabe abrazarme, he renunciado a los fuegos catedralicios, a las alabanzas de la máquina pretendidamente humana, a los eclipses susurrados. El suelo es marea constante, es vals lunar, danza primitiva. Habrá de llegar la última noche y encontrarme agazapado, con la respiración contenida, tratando de sorprenderla como un amante desesperado, suplicando su perdón.
Habrá de encontrarme la noche.
Desnudo, acaso, masturbándome despacio, cediendo al limo mis gemidos, siendo los orgasmos pantanos, hilachas de conciencia.
Habrá de encontrarme la noche.
Ardiendo en llamas azules, transmutado en bruja, con los cabellos largos, empapados en sangre, asumiendo las texturas del viento que corre sordo en las cavernas antiguas, viento también ciego, y viciado, viento prehistórico, aliento de gigante muerto, sepultura amarga, cristal.
Habrá de encontrarme la noche.
Extrayendo niebla del barro, formando ejércitos de soldados grotescos, vistiéndoles con piel de cadáver, gobernando títeres lisiados.
Cada esfera obedece al dictado de una vieja pesadilla,
anterior a la primera luz,
a una nana eterna,
anterior al sueño.

Habrá de encontrarme la noche, o habré de encontrarla yo a ella. Antes de que las grietas de mi cornamenta rompan para siempre mi corona, con el último estertor de la tierra que me forma, llegaré hasta la pradera negra que todo lo cubre, tocaré su superficie con la lujuria del moribundo, y seré eslabón de la nada, pieza imprescindible del sopor cósmico. Agujero negro sin gravedad.



sábado, 7 de julio de 2012

Levantando el sombrero XXXII



La madrugada del 8 de Julio de 1822
Ariel depositó dulcemente el alma de
Percy Byshe Shelley
en el fondo del mar,
que lo devolvió a tierra firme dos días después
empapado de inmortalidad.

"He desencadenado la melodía de su alma profunda
y me he sumergido en ella
y, como el águila en medio de la bruma y la tormenta,
he dejado que mis alas se adornasen
con el brillo de sus rayos"


miércoles, 4 de julio de 2012

La sabiduría de las brujas XXVIII



POSEÍDO

"El canto de las sirenas hace que todos los horizontes se ahoguen en el paraíso de los huesos, y para la humedad, más severa que la continua caída de una gota de invierno sobre la frente de la locura, sus aspiraciones se convierten en muros de fe tras los que la oscuridad gime y blasfema, noche y día, boca con boca, eterno beso, en las cautivas raíces.

Toqué la piedra y soñó. Bebí agua y voló. Pisé la tierra y huyó. Miré hacia el fuego y creció. Mi lengua siempre estará dulcemente ebria de veneno y nada habéis perdido en sus posesiones amuralladas por el vértigo.

OLVIDADME. Nada obtendréis de mí que no sea un zarpazo y una acometida. Nada queráis de mí que no esté enterrado con ramos de sangre en la lejanía del oro, nada. Nada esperéis de mí cuando apestada, mi voz de harapos cayó como un diluvio de piedra contra los cielos. Olvidadme. Únicamente puedo respirar por mis palabras."


Sergio Oiarzabal
"Delicatessen Underground"
(Bilbao Ametsak)
Masmédula ediciones.
9788493682507