Páginas

viernes, 30 de marzo de 2012

Levantando el sombrero XXVII


Al amanecer, enciendo el ordenador y me llega un grito del "Gran Jefe Bandana", mi amigo Javier Lucini (célebre y probo conspirador junto con sus compañeros de la Editorial Acuarela), que anuncia la muerte del gran Harry Crews, en Florida, a la edad de 76 años.
Puñetazo en la boca del estómago para desayunar.
Reflexiono: está claro que escribir con las vísceras sobre la mesa, contar la verdad, pasa factura. Observo una fotografía del bueno de Crews, y veo arrugas, cicatrices, veo a un tipo duro por el que ha pasado la vida dejándole muescas y una mirada de acero, un anciano con una puta cresta mohicana, todo en él parece decir: "¡¡no me toquéis los huevos, todavía puedo agarraros el pescuezo con una jodida mano y seguir escribiendo con la otra, bastardos!!"
Sigo reflexionando: el mundo está hecho para quienes no quieren ensuciarse, vivimos en la "cultura" de la asepsia, física y moral, hemos desterrado los pantanos de la conciencia. Todo ha de brillar, todo ha de ser nuevo, aceptamos una vida en suspenso sustituída por fantasmagorías repletas de estímulos virtuales que nos mantienen a salvo, ajenos al latido, exentos de pulsión, hermosos, delgados, perfumados, con los dientes blancos y el corazón aún más blanco.
Los perdedores, los parias, los sucios, los ignorantes, los benditos grotescos, los violentos, los feos, los que le echan ovarios, las que le echan cojones a la vida, los que nunca ganan, los que sudan, los que se equivocan, los que acumulan cicatrices y heridas,
los que no salen en las películas si no es para ser objeto de mofa,
los que no aparecen en la publicidad,
los que no existen, ni cuentan,
los que solamente mueren en las estadísiticas,
todos y cada uno,
agradezcan al gran Harry Crews que haya sido su bardo terrible,
que hiciera el trabajo sucio,
contándolo
sin ahorrarse detalles,
y que lo convirtiera en alta literatura.
Alguien tenía que hacerlo.
Y nadie pudo haberlo hecho mejor.

Que la paz del desierto sea contigo mestro.
D.E.P.


"Yo solamente miento cuando escribo novelas"
Mario Vargas Llosa (aún vivo y terso, impoluto a sus 76 años, encuentren las siete diferencias)

Á.

PS: déjense de pamplinas y busquen los libros del señor Crews si no lo han hecho ya,
asómense al mundo que malvive detrás del decorado que ven cada día, aquí les dejo el enlace
ACUARELA LIBROS

jueves, 29 de marzo de 2012

Levantando el sombrero XXVI


Hoy ha fallecido Adrienne Rich a los 82 años de edad.
nos deja versos grabados en la piel,
incandescentes, enérgicos,
que nunca dejaron de ser armas
al servicio de la justicia, de la belleza...
versos violentos, hermosos, precisos.
Un día muy triste.
Que tu poesía,
AmazonA sabia,
nos espolee en este páramo cada vez más oscuro,
seguiremos apretando los dientes,
a tu imagen y semejanza,
te damos nuestra palabra,
la gritamos a los cuatro vientos,
nosotros
los tuyos,
ya sabes.

DescansA en PAZ.




 "[...] Estoy bombardeada             aun así me yergo

Me he mantenido de pie toda la vida en medio
del curso directo de una batería de señales
el más fielmente transmitido el más
intraducible lenguaje en el universo
Soy una nube galáctea tan profunda              tan intrincada
que una onda de luz demoraría 15
años viajando por mí               Y ha ocurrido
Soy un instrumento con forma
de mujer intentando traducir pulsaciones
a imágenes                para aliviar el cuerpo
y reconstruir la mente." 
A.R.

jueves, 22 de marzo de 2012

Origami


Viernes, 23 de marzo, a partir de las 20:00
Café Volta (C/ Santa Teresa nº9, metro Alonso Martínez)
Fiesta-Presentación de la Editorial Origami en Madrid
con la presencia de algunos de los autores
y la actuación del grupo "El domador de Medusas"

martes, 20 de marzo de 2012

La sabiduría de las brujas XXI



"Aquel tipo era un personaje, pero de los buenos, de los de verdad, de los de clase y actitud, de los de aura en blanco y negro. Y no había empezado siendo tan diferente, más allá de llevar a la gente de su alrededor un par de discos y libros de ventaja, un poco de agilidad en la conversación o el encanto del golfo entrañable que siempre deja tras los besos un morderse el labio en la chica."


"Unas prostitutas se calientan con un fuego improvisado. me hacen gestos, una se sube la pequeña falda y me enseña todo. No lleva bragas. Me gritan y se ríen. No las oigo pese a que estoy cerca, están sin sonido, apagadas, son una imagen extraña. Una de ellas, algo más apartada, sentada en una silla de tijera no hace ademán de burla. Me mira con tristeza, es rubia, parece de un país alejado, tiene las caderas anchas y el pecho pequeño, lleva un abrigo marrón de abuela, aunque creo que no tendrá más de veinte años. Creo que tengo que acercarme y llevármela conmigo, aunque no sé dónde. Al andar el grupo se difumina, pierde consistencia como una señal de radio lejana. Ella extiende su mano, pero es tarde, sólo queda el vacío y un zumbido sordo de bombilla fundida."


"Me quito el gorro y me lanzo a una carrera desenfrenada. Nunca el agua de la lluvia fue tan oportuna para ocultar las lágrimas de alguien."


"La incapacidad del esquizoide para sentir, para conectar, dicen, la capacidad del humano medio para estar más cerca del chimpancé que del privilegiado genio. No puedo dormir y me revuelvo en la cama como una larva tirada en la arena de la playa, las ojeras tan pronunciadas que casi puedo ver el pasado."




Daniel Bernabé.
De derrotas y Victorias
Editorial Endymion 2011
9788477315209

lunes, 19 de marzo de 2012

Pavana eclipse


Liturgia de cuerpos en descomposición
facetas de la imaginación palpitante de un dios malvado
-que maquina-
nuevas formas teatrales de infligir castigos
des me di dos.

Once hermanas aladas se ocupan de la carroña
restante.
Apenas ha empezado el banquete
y el vacío
impone su voz sobre todas las cosas.

Páramos líquidos quedan
quizás pantanos de conciencias perdidas
-que vagan-
trazando caminos circulares cada vez más delgados;
entregadas a la desaparición
asumiendo la creciente cesura de la oscuridad.

También queda el eco sordomudo
los restos del silencio –estruendo sin matices-
apenas un golpe de viento sediento de miedo
espacios y oquedades
agujeros de gusano abandonados
siquiera estertores cósmicos.

Demiurgo sueña 
con infiernos repletos y hambre 
eterna
otro paso más 
menos camino por recorrer
la soledad absoluta al alcance de un zarpazo de su mano incandescente
gigantomaquias liberadas por el durmiente
danzas macabras de las esferas
un paso más,
un paso más,
u n p a s o m á s
Ya llega.

Á.

domingo, 18 de marzo de 2012

Pulsiones X



"[...]la muerte [...]
y, no obstante, ella me espera año tras año,
para deshacer con sutileza una vieja herida"

viernes, 16 de marzo de 2012

La sabiduría de las brujas XX


















Espejo

"Soy de plata y exacto. Sin prejuicios.
Y cuanto veo trago sin tardanza
tal y como es, intacto de amor u odio.
No soy cruel, solamente veraz:
ojo cuadrangular de un diosecillo.
En la pared opuesta paso el tiempo
meditando: rosa, moteada. Tanto ha que la miro
que es parte de mi corazón. Pero se mueve.
Rostros y oscuridad nos separan

sin cesar. Ahora soy un lago. Ciérnese
sobre mí una mujer, busca mi alcance.
Vuélvese a esos falaces, las luciérnagas
de la luna. Su espalda veo, fielmente
la reflejo. Ella me paga con lágrimas
y ademanes. Le importa. Ella va y viene.
Su rostro con la noche sustituye
las mañanas. Me ahogó niña y vieja"


Sylvia Plath 
Cruzando el Océano (1971)
Versión de Jesús Pardo.

jueves, 15 de marzo de 2012

Levantando el sombrero XXV


El 15 de Marzo de 1937
aquellos que susurran en la oscuridad,
lo que duerme eternamente bajo el agua y no puede morir,
los horrores que habitan el vacío interestelar, más antiguos que el tiempo,
reclamaron definitivamente a su heraldo.

Hace, esta noche, 75 años que Howard Philips Lovecraft regresó para siempre a las tinieblas.
Feliz eternidad maestro.

miércoles, 14 de marzo de 2012

Techno-hybris


                                                               "Flectere si nequeo superos, Acheronta movebo"
                                                                                                                          Virgilio.


Las luces de neón señalan el fin de los prejuicios,
solamente has de seguirlas, sin ropa, por las calles de esta ciudad desolada.
A Dorothy se le han quedado pequeños los chapines rojos,
le hacen daño, mucho daño,
su magia fue debilitándose mientras se deshojaban las lentejuelas,
y hace décadas que supo la verdad del mago,
aún así prefirió seguir creyendo en fuegos fatuos
y deseos de cartón piedra,

Seguir las luces de neón como auroras boreales
multicolores, confusas, artificiales, tentadoras, arbitrarias,
calculadamente ambiguas,
que tienden sus caminos por el aire,
que no pueden ser holladas,
que no permiten que nadie les ponga los pies encima.
Hay un orgullo intangible y furioso en el neón.
Un genio maravilloso y violento
que habita en el interior de los tubos de cristal.

Seguir las luces, desnudos,
consagrados al dios de la noche,
cantando canciones prohibidas,
bailando como bacantes demodé,
figuras art-noveau que rompen la tiranía del estatismo
y conquistan sus propias vidas.
Sus voces no están diseñadas,
Vuestras voces no están diseñadas,
Nuestras voces no están diseñadas.
podemos decir lo que queramos,
exigirlo a gritos histéricos
hasta donde el atrevimiento nos limite.
La noche será nuestro testigo.

Seamos cuerpos artificiales que florecen
e invirtamos los procesos naturales.
No siempre la biología atiende a razones,
ni hay que darle la razón como a los locos.
El sol, en este bello cabaret-infierno,
puede ser sustituido por la luz de las farolas,
maquillaje y cristal conformarán una fotosíntesis sacrílega y viciosa,
-pero valiente y sabia a su manera-.

Así, a modo de Ofelias flotando sobre el asfalto
de una ciudad que se inmola cada noche,
un ejército de flores raras despertará a la llamada de la luna,
caminará por las calles sobre tacones de acero,
exhibirá sexos móviles
gritando soflamas tecno-heróicas,
insultará con cada uno de sus gestos
a toda forma de vida carcomida por el tiempo y la quietud.

El espíritu de Dionisos tomará la forma del neón y sus colores,
se vestirá con una armadura de vinilo y cuero
para ultrajar al miedo e incendiar el silencio de los durmientes con carcajadas flamígeras.

Lobos de acero y queroseno,
danzarinas de cuarzo líquido,
duendes  de keblar y fibra óptica,
sirenas cromadas especulares,
ángeles góticos tatuados,
faunos con pezuñas de tacón,
guerreros travestidos,
formas de vida antiguas conquistando el espacio,
honrando a Prometeo,
haciendo suyo lo que es suyo,
invocando la libertad de un modo salvaje y furioso,
rompiendo, reduciendo a burla y polvo
cualquier rastro de ironía revestida de costumbrismo.

Lo que duerme eternamente acaba por pudrirse
y el neón grita su mensaje desde los tejados,
Orfeo desciende 
sobre todos los que hemos extraviado el camino mientras dormíamos,
y con su arpa de luces cegadoras y colores imposibles,
pretende sacarnos del Strophalos de Hécate en el que nos hemos internado,
¿seremos capaces de reconocer su seducción y aceptarla?
La liberación, desgraciadamente, también se elige,
y el humano, hijo de tradiciones y miedos infundados,
suele hacer más caso a trozos de madera policromada
que a su propio y rugiente corazón.


Á.







martes, 13 de marzo de 2012

La sabiduría de las brujas XIX


"El Gran Jefe de Washington manda decir que desea comprar nuestras tierras. El Gran Jefe también nos envía palabras de amistad y buena voluntad. Apreciamos esta gentileza porque sabemos que poca falta le hace, en cambio, nuestra amistad.

Vamos a considerar su oferta, pues sabemos que, de no hacerlo, el hombre blanco podrá venir con sus armas de fuego y tomar nuestras tierras. El Gran Jefe de Washington podrá confiar en lo que dice el Jefe Seattle con la misma certeza con que nuestros hermanos blancos podrán confiar en la vuelta de las estaciones. Mis palabras son inmutables como las estrellas. ¿Cómo podéis comprar o vender el cielo, el calor de la tierra? Esta idea nos parece extraña. No somos dueños de la frescura del aire ni del centelleo del agua. ¿Cómo podríais comprarlos a nosotros?

Lo decimos oportunamente. Habéis de saber que cada partícula de esta tierra es sagrada para mi pueblo. Cada hoja resplandeciente, cada playa arenosa, cada neblina en el oscuro bosque, cada claro y cada insecto con su zumbido son sagrados en la memoria y la experiencia de mi pueblo. La savia que circula en los árboles porta las memorias del hombre de piel roja. Los muertos del hombre blanco se olvidan de su tierra natal cuando se van a caminar por entre las estrellas. Nuestros muertos jamás olvidan esta hermosa tierra porque ella es la madre del hombre de piel roja. Somos parte de la tierra y ella es parte de nosotros.

Las fragantes flores son nuestras hermanas; el venado, el caballo, el águila majestuosa son nuestros hermanos. Las praderas, el calor corporal del potrillo y el hombre, todos pertenecen a la misma familia. Por eso, cuando el Gran Jefe de Washington manda decir que desea comprar nuestras tierras, es mucho lo que pide. El Gran Jefe manda decir que nos reservará un lugar para que podamos vivir cómodamente entre nosotros. El será nuestro padre y nosotros seremos sus hijos. Por eso consideraremos su oferta de comprar nuestras tierras. Mas, ello no será fácil porque estas tierras son sagradas para nosotros. El agua centelleante que corre por los ríos y esteros no es meramente agua sino la sangre de nuestros antepasados.

Si os vendemos estas tierras, tendréis que recordar que ellas son sagradas y deberéis enseñar a vuestros hijos que lo son y que cada reflejo fantasmal en las aguas claras de los lagos habla de acontecimientos y recuerdos de la vida de mi pueblo. El murmullo del agua es la voz del padre de mi padre. Los ríos son nuestros hermanos, ellos calman nuestra sed. Los ríos llevan nuestras canoas y alimentan a nuestros hijos. Si os vendemos nuestras tierras, deberéis recordar y enseñar a vuestros hijos que los ríos son nuestros hermanos y hermanos de vosotros; deberéis en adelante dar a los ríos el trato bondadoso que daréis a cualquier hermano.

Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestra manera de ser. Le da lo mismo un pedazo de tierra que el otro porque él es un extraño que llega en la noche a sacar de la tierra lo que necesita. La tierra no es su hermano sino su enemigo. Cuando la ha conquistado la abandona y sigue su camino. Deja detrás de él las sepulturas de sus padres sin que le importe. Despoja de la tierra a sus hijos sin que le importe. Olvida la sepultura de su padre y los derechos de sus hijos. Trata a su madre, la tierra, y a su hermano el cielo, como si fuesen cosas que se pueden comprar, saquear y vender, como si fuesen corderos y cuentas de vidrio. Su insaciable apetito devorará la tierra y dejará tras sí sólo un desierto.

No lo comprendo. Nuestra manera de ser es diferente a la vuestra. La vista de vuestras ciudades hace doler los ojos al hombre de piel roja. Pero quizá sea así porque el hombre de piel roja es un salvaje y no comprende las cosas. No hay ningún lugar tranquilo en las ciudades del hombre blanco, ningún lugar donde pueda escucharse el desplegarse de las hojas en primavera o el orzar de las alas de un insecto. Pero quizá sea así porque soy un salvaje y no puedo comprender las cosas. El ruido de la ciudad parece insultar los oídos. ¿Y qué clase de vida es cuando el hombre no es capaz de escuchar el solitario grito de la garza o la discusión nocturna de las ranas alrededor de la laguna? Soy un hombre de piel roja y no lo comprendo. Los indios preferimos el suave sonido del viento que acaricia la cala del lago y el olor del mismo viento purificado por la lluvia del mediodía o perfumado por la fragancia de los pinos.

El aire es algo precioso para el hombre de piel roja porque todas las cosas comparten el mismo aliento: el animal, el árbol y el hombre. El hombre blanco parece no sentir el aire que respira. Al igual que un hombre muchos días agonizante, se ha vuelto insensible al hedor. Pero, si os vendemos nuestras tierras, debéis recordar que el aire es precioso para nosotros, que el aire comparte su espíritu con toda la vida que sustenta. Y, si os vendemos nuestras tierras, debéis dejarlas aparte y mantenerlas sagradas como un lugar al cual podrá llegar incluso el hombre blanco a saborear el viento dulcificado por las flores de la pradera. Consideraremos vuestra oferta de comprar nuestras tierras.

Si decidimos aceptarla, pondré una condición: que el hombre blanco deberá tratar a los animales de estas tierras como hermanos. Soy un salvaje y no comprendo otro modo de conducta. He visto miles de búfalos pudriéndose sobre las praderas, abandonados allí por el hombre blanco que les disparó desde un tren en marcha. Soy un salvaje y no comprendo como el humeante caballo de vapor puede ser más importante que el búfalo al que sólo matamos para poder vivir.

¿Qué es el hombre sin los animales? Si todos los animales hubiesen desaparecido, el hombre moriría de una gran soledad de espíritu. Porque todo lo que ocurre a los animales pronto habrá de ocurrir también al hombre. Todas las cosas están relacionadas entre sí. Vosotros debéis enseñar a vuestros hijos que el suelo bajo sus pies es la ceniza de sus abuelos. Para que respeten la tierra, debéis decir a vuestros hijos que la tierra está plena de vida de nuestros antepasados.

Debéis enseñar a vuestros hijos lo que nosotros hemos enseñados a los nuestros: que la tierra es nuestra madre. Todo lo que afecta a la tierra afecta a los hijos de la tierra. Cuando los hombres escupen el suelo se escupen a sí mismos. Esto lo sabemos: la tierra no pertenece al hombre, sino que el hombre pertenece a la tierra. El hombre no ha tejido la red de la vida: es sólo una hebra de ella. Todo lo que haga a la red se lo hará a sí mismo. Lo que ocurre a la tierra ocurrirá a los hijos de la tierra. Lo sabemos. Todas las cosas están relacionadas como la sangre que une a una familia.

Aún el hombre blanco, cuyo Dios se pasea con él y conversa con el -de amigo a amigo no puede estar exento del destino común-. Quizá seamos hermanos, después de todo. Lo veremos. Sabemos algo que el hombre blanco descubrirá algún día: que nuestro Dios es su mismo Dios. Ahora pensáis quizá que sois dueño de nuestras tierras; pero no podéis serlo. El es el Dios de la humanidad y Su compasión es igual para el hombre blanco.

Esta tierra es preciosa para Él y el causarle daño significa mostrar desprecio hacia su Creador. Los hombres blancos también pasarán, tal vez antes que las demás tribus. Si contamináis vuestra cama, moriréis alguna noche sofocados por vuestros propios desperdicios. Pero aún en vuestra hora final os sentiréis iluminados por la idea de que Dios os trajo a estas tierras y os dio el dominio sobre ellas y sobre el hombre de piel roja con algún propósito especial.

Tal destino es un misterio para nosotros porque no comprendemos lo que será cuando los búfalos hayan sido exterminados, cuando los caballos salvajes hayan sido domados, cuando los recónditos rincones de los bosques exhalen el olor a muchos hombres y cuando la vista hacia las verdes colinas esté cerrada por un enjambre de alambres parlantes. ¿Dónde está el espeso bosque? Desapareció. ¿Dónde está el águila? Desapareció. Así termina la vida y comienza la supervivencia...".

Tatanka Iyotanka (Toro Sentado)
Carta al presidente de los EE.UU. Franklin Pierce. 1855

Te escribiré una novela.


"Te escribiré una novela"

Ya disponible pinchando sobre la editorial.
Lean, maldita sea, lean.

La sabiduría de las brujas XVIII



A aquellos con quienes he hablado junto al fuego.

"Mientras yo componía estos versos de Dannan,
mi corazón se agitaba soñando con aquellos tiempos en que estábamos juntos
ante las débiles brasas y hablábamos, absortos, 
de la raza sombría que habita en las almas de hombres apasionados 
igual que murciélagos en árboles muertos;
y de la caprichosa compañía del crepúsculo que suspira
mezclando desdichas y alegrías,
porque sus dulces sueños jamás se inclinaron 
bajo el viejo fruto del árbol del bien y el mal:
y de la violenta hueste asediada en la lucha,
que se alza, alas sobre alas, y llamas sobre llamas,
y como una tormenta, grita el Nombre inefable
y hace con el chocar de espadas afiladas
un son que destruye, 
hasta que nazca el día y el silencio blanco apague todo 
excepto el latido de sus larguísimas alas y el brillo de sus pies."


William Butler Yeats.

lunes, 12 de marzo de 2012

Levantando el sombrero XXIV


El 12 de Marzo de 1922 nacía en Lowell, Massachusetts,
 Jack Kerouac. 
Y la literatura aprendió a bailar a ritmo de Jazz, 
y los santos abandonaros sus hornacinas para convertirse en vagabundos libres, 

y el cielo nocturno sobre  las inmensas llanuras americanas se infló como si tomara aire.



"T-Jean, ha honrado la vida."

sábado, 10 de marzo de 2012

On the road...



Volvemos a la carretera.
Dirige Walter Salles, protagonizan Sam Riley, Garret Hedlund, Kirsten Stewart y Viggo Mortensen.
El trailer promete.

Querido Percy II:


... Y si las estrategias fallan, y si dejarnos la piel hecha jirones solamente nos hace quedarnos en carne viva, y si los idealismos, las teorías, las prácticas, las oraciones, los deseos, nuestro concepto de lo que debe ser la justicia (universal, humana, poética, kármica o divina) resulta equivocado. Los proverbios, las sentencias, las frases célebres de hombres y mujeres notables, resuenan como verdades incontestables porque provienen del otro lado, porque es la tumba fría su caja de resonancia, porque el rigor mortis acompaña a esas palabras como la herramienta más eficiente de la razón, un teatral gesto adusto y asertivo. A los muertos no se les puede rebatir, no van a contestar nunca. La sabiduría del más allá no sirve, se refiere a reglas que necesitan de la noche eterna para ser entendidas, y en este mundo sediento de Sol no hay lugar para el silencio de la virtud. Lo antiguo no es. Un día -o una noche- se agota el resuello, las fuerzas -al fin- flaquean, entre las grietas que el tiempo nos ha dejado en el pecho se escapan los últimos retazos de esperanza, en forma de volutas rojas que buscan el crepúsculo y se transforman en nubes, nubes que se irán tras el viento, porque así han de regresar los sentimientos a su cauce translúcido y natural, poco a poco y para siempre. Comprendemos que somos vainas vacías mirando al infinito, inexpresivas, esperando el final con angustia decreciente, lo que antes era miedo inflado por la pasión de vivir, o lucha ciega por la vida, acaba por ser una extrañamente dulce indiferencia, lo bueno del sufrimiento, de la decepción, de la derrota, es que nunca duran demasiado y siempre terminan igual, el fin de las incertidumbres y de las dudas siempre llega.

No se trata de olvidar los placeres que fueron, el sonido del trote de los caballos de la pasión sigue sonando en alguna parte, sólo que atenuado, el zarpazo del tigre de la lujuria dejó su hermosa cicatriz -aún visible-, el fantasma de las carcajadas nos acompaña hasta el final, el duende de la ebriedad es una travesura de infancia que recordamos con los ojos del niño que fuimos, la caricia del amor es una última vela encendida en la oscura y creciente inmensidad, el abrazo de la amistad nuestro último apoyo para no desmoronarnos, nada desaparece del todo, y sigue haciéndonos sonreír de forma imperceptible aunque estemos listos para abandonar en cuanto obtengamos el consentimiento de nuestras promesas -más fuertes que nosotros y a quienes obedeceremos sin rechistar-. Ese jardín de las delicias es, precisamente, la última razón para dejar de luchar, lo que nos hace entender la verdad: que todo lo maravilloso, a algunos, nos vino desde fuera, se lo debemos a los demás, en nuestro interior, solamente albergábamos una sombra mediocre incapaz de hacer que algunos de sus sueños se hicieran realidad, aún teniéndolos al alcance de la mano, en definitiva ¿qué es el sueño de una sombra sino una gran NADA?

George Nöel Byron

jueves, 8 de marzo de 2012

Levantando el sombrero XXIII



El 9 de Marzo de 1892 nació en Sevenoaks, condado de Kent, 
Victoria Mary Sackville-West.
Salió a VIVIR y por ello pudo sentarse a escribir.
120 años después continua inspirando a quienes se atreven a seguirla.

"Lo que es hermoso es bueno, y quien tiene la buena voluntad, pronto será hermoso"


domingo, 4 de marzo de 2012

sábado, 3 de marzo de 2012