Páginas

viernes, 29 de junio de 2012

Orgullo


Gigamesh y Enkidu, Safo de Lesbos, Sófocles, Alejandro Magno, San Agustín, Adriano, Julio César, Ricardo Corazón de León, Hildegard Von Bingen, Montaigne, Miguel Ángel, Leonardo da Vinci, Cristina de Suecia, Santa Catalina de Siena, Emily Dickinson, Marguerite Yourcenar, Arthur Rimbaud, Lord Byron, Mary Shelley, Oscar Wilde, Paul Verlaine, Marcel Proust, Juri Gagarin, Ludwig II de Baviera, Walt Withman, Virginia Woolf, Andre Gide, Nong Toom, Tchaikovsky, Thomas, Klaus y Erika Mann, Djuna Barnes, Greg Louganis, Jaime Gil de Biedma, Simone de Bouvoir, Gertrude Stein, W.H. Auden, Carson McCullers,Martina Navratilova, Yukio Mishima, Francis Bacon, Marlene Dietrich, Gabriela Mistral, Allen Ginsberg, William S. Burroughs, Katherine Mansfield, Susan Sontag, Sor Juana Inés de la Cruz, Jean Cocteau, Ian McKellen, Gareth Thomas, Daniel Kowalsky...

¿Alguien se ve capaz de superarlo?

Tal día como hoy de 1969, en el barrio neoyorquino de Greenwich Village, el local de ambiente "StoneWall Inn" fue víctima de una de las arbitrarias y brutales redadas que la policía norteamericana solía perpetrar contra los bares sospechosos de ser frecuentados por homosexuales. Estas redadas eran la herramienta última de un sistema perfectamente estructurado desde el gobierno, que perseguía, acosaba, y oprimía cruelmente a gays, lesbianas, bisexuales, transexuales y queer.  Por primera vez en la historia, aquella madrugada, las fuerzas represoras encontraron la resistencia activa del colectivo LGTB, su propia brutalidad -especialmente salvaje aquella noche- se volvió contra ellos y quebró definitivamente la presa que llevaba soportando, a duras penas, largos años de humillaciones y persecución inmisericorde. Primero fueron los habituales del local, que se parapetaron en el interior utilizando una parquímetro arrancado para asegurar la puerta y formar una barricada, después la gente del barrio, harta de los desmanes de las autoridades, acudió en apoyo de los clientes del bar, finalmente una muchedumbre enfurecida se unió ante la injusticia presentando una verdadera batalla campal. Los disturbios duraron tres días, como resultado: heridos muy graves, decenas de detenidos, y la primera movilización pública por la igualdad. Acababa de nacer el "Gay power". Acababa de darse el primer paso para terminar con una injusticia que debería avergonzar a la humanidad.

¿De veras aquellos valientes no merecen una fiesta en su honor?



Á.

No hay comentarios:

Publicar un comentario