Páginas

lunes, 19 de marzo de 2012

Pavana eclipse


Liturgia de cuerpos en descomposición
facetas de la imaginación palpitante de un dios malvado
-que maquina-
nuevas formas teatrales de infligir castigos
des me di dos.

Once hermanas aladas se ocupan de la carroña
restante.
Apenas ha empezado el banquete
y el vacío
impone su voz sobre todas las cosas.

Páramos líquidos quedan
quizás pantanos de conciencias perdidas
-que vagan-
trazando caminos circulares cada vez más delgados;
entregadas a la desaparición
asumiendo la creciente cesura de la oscuridad.

También queda el eco sordomudo
los restos del silencio –estruendo sin matices-
apenas un golpe de viento sediento de miedo
espacios y oquedades
agujeros de gusano abandonados
siquiera estertores cósmicos.

Demiurgo sueña 
con infiernos repletos y hambre 
eterna
otro paso más 
menos camino por recorrer
la soledad absoluta al alcance de un zarpazo de su mano incandescente
gigantomaquias liberadas por el durmiente
danzas macabras de las esferas
un paso más,
un paso más,
u n p a s o m á s
Ya llega.

Á.

1 comentario: