Páginas

viernes, 30 de marzo de 2012

Levantando el sombrero XXVII


Al amanecer, enciendo el ordenador y me llega un grito del "Gran Jefe Bandana", mi amigo Javier Lucini (célebre y probo conspirador junto con sus compañeros de la Editorial Acuarela), que anuncia la muerte del gran Harry Crews, en Florida, a la edad de 76 años.
Puñetazo en la boca del estómago para desayunar.
Reflexiono: está claro que escribir con las vísceras sobre la mesa, contar la verdad, pasa factura. Observo una fotografía del bueno de Crews, y veo arrugas, cicatrices, veo a un tipo duro por el que ha pasado la vida dejándole muescas y una mirada de acero, un anciano con una puta cresta mohicana, todo en él parece decir: "¡¡no me toquéis los huevos, todavía puedo agarraros el pescuezo con una jodida mano y seguir escribiendo con la otra, bastardos!!"
Sigo reflexionando: el mundo está hecho para quienes no quieren ensuciarse, vivimos en la "cultura" de la asepsia, física y moral, hemos desterrado los pantanos de la conciencia. Todo ha de brillar, todo ha de ser nuevo, aceptamos una vida en suspenso sustituída por fantasmagorías repletas de estímulos virtuales que nos mantienen a salvo, ajenos al latido, exentos de pulsión, hermosos, delgados, perfumados, con los dientes blancos y el corazón aún más blanco.
Los perdedores, los parias, los sucios, los ignorantes, los benditos grotescos, los violentos, los feos, los que le echan ovarios, las que le echan cojones a la vida, los que nunca ganan, los que sudan, los que se equivocan, los que acumulan cicatrices y heridas,
los que no salen en las películas si no es para ser objeto de mofa,
los que no aparecen en la publicidad,
los que no existen, ni cuentan,
los que solamente mueren en las estadísiticas,
todos y cada uno,
agradezcan al gran Harry Crews que haya sido su bardo terrible,
que hiciera el trabajo sucio,
contándolo
sin ahorrarse detalles,
y que lo convirtiera en alta literatura.
Alguien tenía que hacerlo.
Y nadie pudo haberlo hecho mejor.

Que la paz del desierto sea contigo mestro.
D.E.P.


"Yo solamente miento cuando escribo novelas"
Mario Vargas Llosa (aún vivo y terso, impoluto a sus 76 años, encuentren las siete diferencias)

Á.

PS: déjense de pamplinas y busquen los libros del señor Crews si no lo han hecho ya,
asómense al mundo que malvive detrás del decorado que ven cada día, aquí les dejo el enlace
ACUARELA LIBROS

2 comentarios:

  1. He disfrutado mucho leyendo este epitafio. Lo que realmente lamento es conocer a estas personas de este modo. Me gustaría leer algo de él, ¿qué me recomiendas?

    ResponderEliminar
  2. En muy breve se publica "The Gospel singer" en Acuarela, no lo dudes. Me alegra que te haya gustado Irene. Un beso enorme.

    ResponderEliminar