Páginas

martes, 3 de enero de 2012

La sabiduría de los brujos XII



A Favor de Daniel G. Sanguino.


"Dónde dejaste tu traje informal pero estudiado
Y ése constante aire de sabelotodo transgresor
Sólo en el fondo pero casi siempre acertado?


Te envuelves en tu aire de vanidad arrolladora
De una personalidad que no dejas a nadie de lado
Entrando en todas las conversaciones en todas las mentes
En algunas camas en algunos corazones y en ciertos odios
Dejando claro que lo único que quieres es seguir vivo
Aún cuando ese pequeño metro cuadrado que habitas en el mundo
Desaparezca en una noche loca de música y borrachera
(Como casi siempre con desconocidos)


A quién quieres engañar? No entiendes qué tus ojos se niegan a mentir?
Y tu voz de acentos y sílabas arrastradas
Segura y fuerte poco a poco se va diluyendo en un lastimero sollozo
Como el de una nana que intenta dar valor
Guiando tenuemente por el camino del sueño al país donde no existe el dolor.


Crees en serio qué eres tan cínico tan odioso
Tan terrible en tus patéticas venganzas que sólo se producen en tu mente?
Te he visto llorar hasta el desaliento y reír con esa carcajada franca y vehemente
Te he sentido cuando creí estar sólo y como siempre tú sin hacer ruido esperando
A que me decidiera a pedirte el abrazo que en ese momento necesitaba
(Y como siempre, cuando realmente eres, sin hacer ruido y de nuevo acertado)


Y sólo cuando escribes y vives que es de las pocas cosas que haces
Tú te muestras en pequeños detalles contradictorios y que al final
Resultas sólo un pobre adolescente que quedó en una época remota
Cuando la vida todavía contaba el tiempo, sólo un muchacho impertinente
Por no mostrar esa obsoleta educación de aristócrata arruinado
Lleno de miedos con tu eterno odio visceral hacia ti mismo pero romántico y sentimental
Ese chico cursi breve y tímido que lo único que pide en todo momento es que le quieran
Que no le abandonen como uno de esos personaje de Dickens
Con una foto de Rimbaud que lleva a todos lados y que en su reverso
Y escrito a mano dice “Qué difícil es tener quince años”


Hoy te dejo ser quien resultas a mi vista pero tranquilo, no se lo diré a nadie."

Daniel G. Sanguino.
Rosas en Diciembre.

Editorial Endymion, Madrid 2011
9788477315193

No hay comentarios:

Publicar un comentario