Páginas

martes, 10 de enero de 2012

A Daniel G. Sanguino.


El caso es que no hay Luna que nos siga el ritmo amigo mío, nunca se sabe si acabaremos llorando, o riendo, borrachos como cubas cantándole a la nada, aterrorizados, medio muertos, da igual. Damos martillazos sobre los bancos de piedra de Malasaña como si fueran yunques, con los puños de la desolación y la tristeza, buscamos la salida juntos y volvemos a extraviar el camino, no sé si las carcajadas anuncian malos vientos, o si es el viento el que señala a los malos poetas. Esta noche te presto mis lágrimas hermano, no me quedan fuerzas para sostenerlas, tienes que hacerlo por mí, pienso devolverte el favor si me da tiempo. Nos damos un abrazo y me hago sólido, siempre que estoy a punto de evaporarme tengo a quien acudir: "no te pierdas hermano, por favor, no te pierdas". Me llevo esas palabras sobre los hombros mientras bailo el vals del caminante solitario. Se nos traga la noche, o nosotros nos la tragamos a ella, como siempre, con o sin máscara de pestañas, hemos nacido para morir continuamente y renacer como voluptuosos pájaros de fuego, somos Prometeos con túnicas de neón, Vestales desobedientes, niños cornudos, duendes despeinados. Desapareces, desaparezco, juntos hacemos burla a los puntos cardinales sonrojando adolescentes con frases procaces, cazando ángeles para clavarlos en la pared, hablando hasta quedar roncos, cantando, atravesando umbrales sin pedir permiso, citando a Ginsberg y a Villon, callando simplemente, mirando a las luces amarillas de las farolas, invocando jazz.
Sigo temblando, porque toca temblar, sigo asustado, porque toca tener miedo, pero sé que al otro lado de la ciudad alguien tiembla conmigo aunque no tenga ganas, vigila mi insomnio mientras duerme, escribe mientras escribo, y custodia bajo llave mis mejores palabras, mis peores pesadillas, como una caja del tiempo que se entierra durante décadas con la esperanza de ser abierta cuando todo haya pasado, cuando yo no habite este mundo, si tú sigues aquí, algo de mí rondará cerca.

Á.

No hay comentarios:

Publicar un comentario