Páginas

martes, 13 de diciembre de 2011

La sabiduría de las brujas IX



"Yo me parecía a un niño que se había extraviado y estaba a punto de echarse a llorar, a pesar de que curvaba los labios en una sonrisa burlona. ¿No están emparentadas la burla y la añoranza?"


"Estoy convencido de que en los últimos treinta años de su vida Hölderlin no fue tan desdichado como lo pintan los profesores de literatura. Poder soñar en un modesto rincón, sin tener que responder a continuas pretensiones, no es ningún martirio."


"Aún sigo estando ante las puertas de la vida, y llamo y llamo, cierto es que con pocos bríos, y no hago más que aplicar el oído, ansioso, por si viniera alguien dispuesto a descorrer el cerrojo. Pero un cerrojo así es más bien pesado, y nadie querrá venir si tiene la sensación de que quien llama es un mendigo. No soy nada más que uno que espera con el oído muy atento, y, eso sí, soy perfecto como tal, pues he aprendido a soñar mientras espero."

Robert Walser (1878-1956)

No hay comentarios:

Publicar un comentario