Páginas

martes, 5 de julio de 2011

Fuego frío



Esos días en los que todo lo que creías un don mengua hasta transformarse en una partúcula infinitesimal, inerte, perdida en algún purgatorio gaseoso a tu alrededor.
Lees palabras precisas, ideas gigantes y hermosas que desbordan tu capacidad.
EL arte de escribir es el arte de la emulación disimulada, el escritor funde todo aquello que ha leído, vivido u observado en un crisol ardiente y con ello trata de trenzar algo hermoso, o poderoso, o...
Ahora es sólo fuego frío.
Abres libros a los que siempre regresas, lineas que componen tu eterna cadencia lectora, aquello que justifica tus más íntimos silencios; párrafos, lineas, versos que se desbordan sobre ti, campos de elocuencia y sabiduría demasiado extensos, inabarcables para quien camina en acústico y desafinado.
¿Cómo se escribe una voz rasgada? ¿cómo puede uno lamentarse con cierta gallardía, y admitir su derrota como un perfecto caballero? hallo la respuesta mirando por la ventana, respiro el aire de la tranquilidad que rodea a quien todo lo observa desde fuera, quien se siente incapaz de merecer...
El balneario de la inconsciencia se adivina un lugar seguro en el que permanecer, no será así mientras quede algo de guerrero en estos miembros letraheridos, profetizo una marea de voces ancestrales engulléndome para siempre, abotargando mi cabeza con sus susurros magistrales hasta clavarme una sonrisa lejana en la boca, llegará el día en que mis ojos solamente vean caos y desorden, arrastraré estigmas por las calles, babearé cuando musite fragmentos de conocimiento no aprehendido, larvas de poesía quedarán abandonadas en cada esquina por la que deambule.
Así, devorado por todo aquello que amo espero hollar el mundo por última vez, recitando versos de algún poeta muerto como salvoconducto que me permita el paso al inframundo donde duermen los lunáticos.
Y no dejar rastro.
No dejar rastro.
No
dejar
ningún
rastro.

2 comentarios:

  1. "¿Cómo se escribe una voz rasgada?"
    Precisamente te encuentras dentro de ese grupo de escogidos que sabrían transmitirnos a los lectores el sonido de esa voz a la perfección.

    Gracias por tus palabras y no dejes de brindarnos frases en llamas, Scald...

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho cuando escribes sobre la vocación literaria y poética. Tus textos de prosa lírica sobre ello, son alucinantes. Y es bueno leer un texto que expresa humildad y autocrítica. Muy valiente por tu parte, y completamente vocacional. Qué suerte tengo de conocer a varios poetas de raza, como tú, Sanguino o Isabel García Mellado.

    ResponderEliminar